Afrontando la Esclerosis Múltiple.

Paloma Otero Fernández.

Dpto. Psicología ADEMMadrid.

La Esclerosis Múltiple supone una situación de gran impacto para la persona afectada a varios niveles, como  el personal, el familiar, el social y el laboral. Genera además incertidumbre, por lo que en este contexto se hacen muy relevantes (más si cabe) los  procesos de adaptación y afrontamiento. En algunos casos se manifiestan problemas importantes de afrontamiento, como pueden ser la pérdida de autoestima, aumento o aparición de depresión o ansiedad, aumento de la sensibilidad al rechazo y reducción de la implicación en las actividades usuales de la vida cotidiana, siendo común en el caso de las enfermedades crónicas.

images.jpg

“Rendirse / No rendirse”

Fuente de la imagen: https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSBsvVkZgfUxCSxiccC52auFjWnZBMdmOPhi50w1kiqQ7veiNN-Gg

¿Qué es afrontamiento?

La Sociedad  Española para el estudio de la ansiedad y el estrés (SEAS)  lo define como: Afrontamiento es cualquier actividad que el individuo puede poner en marcha, tanto de tipo cognitivo como de tipo conductual, con el fin de enfrentarse a una determinada situación. Por lo tanto, los recursos de afrontamiento del individuo están formados por todos aquellos pensamientos, reinterpretaciones, conductas, etc., que el individuo puede desarrollar para tratar de conseguir los mejores resultados posibles en una determinada situación”

Estas actividades, cuyo fin va a ser hacer frente a una determinada situación, va a depender de los “recursos de afrontamiento” que se tengan, que pueden ser físicos (entorno físico del sujeto y características de su organismo), psicológicos (estados afectivos y cognitivos, esquemas de acción y repertorios comportamentales del individuo), estructurales (organización del sistema social y sus subsistemas), sociales (procesos de interacción social real que se producen y entorno social) y culturales (creencias sobre la enfermedad y la salud, y procesos de atribución causal).

Tipos de afrontamiento

El afrontamiento puede ser aproximativo si las estrategias cognitivas y conductuales aproximan a la situación que ha generado el distress. Por el contrario puede ser evitativo si pretenden escapar de él, o evitar la consideración del problema o las emociones negativas que conlleva.

Decir qué modelo de afrontamiento es más adecuado es difícil, pues depende mucho de factores personales, de la situación y del momento del que hablemos, aunque por lo general las estrategias de evitación resultan en cierto modo ineficaces de cara a un afrontamiento a largo plazo, aunque sí pueden rebajar la ansiedad en un primer momento. Habría que añadir también que la evitación y  la aproximación no son excluyentes, pudiendo una persona usar ambas. La idoneidad de unos sistemas de afrontamiento frente otros la dicta si ayuda a una adecuada adaptación a la situación estresante, tal como puede ser un diagnóstico de EM o un empeoramiento de los síntomas.

En cuanto a cuál va a ser el elemento central de la adaptación a la situación de estrés encontramos afrontamiento basado en el  problema, encaminado a intentar cambiar o controlar algún aspecto  de quien sufre el estrés, o algún aspecto del ambiente. Algunas estrategias basadas en el problema serían afrontamiento activo, planificación, contención de actuaciones prematuras o búsqueda de apoyo para abordar la situación de estrés.

Por otra parte, En las estrategias basadas en las emociones, lo prioritario es manejar o regular las emociones negativas asociadas al estresor. Algunos factores serían la búsqueda del apoyo social, inhibición emocional y conductual, reinterpretación de la situación, negación de la situación o aceptación de la misma.

Apoyo social y afrontamiento de la enfermedad

Conviene señalar que dentro del concepto de soporte social hay tres elementos principales: las redes sociales con las que cuenta la persona, el soporte social percibido por el enfermo y el soporte social efectivo.

El apoyo social juega un papel muy importante en el bienestar tanto de los cuidadores o allegados a la persona que padece EM como de la propia persona afectada. Tener un apoyo social en ocasiones amortigua el estrés de la situación y ayuda al paciente a adaptarse mejor a la situación, ayudándole a desarrollar estrategias de afrontamiento. Al tratarse la familia del principal apoyo social con el que podría contar, adquiere por ello una especial relevancia en este proceso.

A modo general las investigaciones señalan un efecto beneficioso de estas estrategias en lo que se refiere al desarrollo de mecanismos de afrontamiento, control de estrés o sobrecarga del cuidador, disminución de la ansiedad, la depresión y el aislamiento que con frecuencia se dan en un contexto de enfermedad crónica. Consideramos positivo el resultado de la relación entre apoyo social y afrontamiento cuando dichas fuentes de apoyo consiguen aumentar la autoestima, ayudan a regular las respuestas emocionales del sujeto y refuerzan sus iniciativas de afrontamiento de la enfermedad, como puede ser la búsqueda de tratamiento o de información, por ejemplo.

Por el contrario, la comunicación a la persona afectada de sentimientos de impotencia puede afectar en sentido contrario. La expresión al afectado de estos sentimientos que puede darse en el entorno afecta negativamente sin pretenderlo, aumentando el nivel de estrés y problemas para llevar a cabo el proceso de afrontamiento

Por todo que se ha mencionado tiene una gran relevancia fomentar y reforzar esta serie de recursos de cara a una mejoría de la calidad de vida de la persona afectada.

Bibliografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s