Sobre el impacto de la información que se transmite

Rosa Sánchez. 

Dpto. Neuropsicología ADEMM. 

En las diferentes disciplinas relacionadas con la salud y la  atención a personas es frecuente el debate sobre los diferentes protocolos de evaluación e intervención que se utilizan.

También desde  la Neuropsicología se mantiene la discusión  sobre  si las herramientas de valoración que se usan son las más adecuadas  o no. Se  revisa, una y otra vez, si las pruebas que se aplican y la carga que tiene cada una de ellas, al medir uno u otro proceso cognitivo, proporciona información suficiente para dar una explicación a lo que se observa. Igualmente y en función de ese protocolo de valoración, se discute sobre los distintos modelos que subyacen a la planificación de la intervención, las herramientas,  técnicas y actividades  que puedan ser más o menos útiles para conseguir la mejora, el mantenimiento o compensación de los procesos dañados. Sin embargo se dedica poco tiempo o ninguno a reflexionar sobre el paso intermedio en el que, una vez recopilados los datos, se devuelve la información a la persona evaluada y se propone el proceso de trabajo posterior.

20160505 NEUROPSICOLOGÍA.jpg

Fuente de la imagen: https://terapiagestaltsi.files.wordpress.com/2011/04/homofobia2b.jpg?w=1000

No es un tema menor darle importancia a este momento pues es, probablemente, una de las disciplinas desde las que se maneja información más sensible para la persona. Los datos recopilados en el proceso de evaluación nos dan información sobre el funcionamiento cotidiano, la distribución de las tareas, las actividades diarias, el modo como las realiza, la respuesta emocional que subyace, las dificultades reales que están apareciendo para llevar a cabo todo esto…

La sensación subjetiva de muchos y muchas pacientes cuando demandan una valoración, suele ser que se les olvidan algunas cosas o que a veces les cuesta comprender o seguir algunas instrucciones complejas. Con frecuencia no es esto solo lo que ocurre o no tiene una explicación sencilla. Lo cierto es que, a veces, la recopilación de toda la información, pone de relieve dificultades para la autogestión de las actividades de la vida diaria y lleva a la tesitura de cuestionar la autonomía de la persona en algunos procesos, incluso cuando su movilidad no se ha visto reducida. El  impacto emocional que esto provoca, dispara mecanismos de defensa que hacen difícil la adherencia al trabajo posterior de estimulación cognitiva y probablemente de reorganización de vida. Este impacto no ha de pasar desapercibido por la urgencia de intervención.

Esto lleva a pensar en realizar una devolución de la información dirigida a minimizar dicho impacto, a potenciar un buen vínculo con la persona afectada y a tratar que la familia (o por lo menos la persona cuidadora principal de referencia) se comprometa a participar en el proceso.

Establecer varias sesiones como ritual de devolución de la información puede ser una buena idea. Un primer momento en el que se ponga en valor la decisión de buscar una explicación a los síntomas que aparecen y al esfuerzo que conlleva realizar unas pruebas seleccionadas que a veces recuerdan a un examen.  Dirigida, también, al acercamiento explicativo de los datos objetivos que aparecen como resultado de la ejecución de las pruebas, utilizando para ello, un lenguaje accesible, dosificando la información;  ya habrá más oportunidades para repetirla ampliando los conceptos. Estar atenta a la información que da su cuerpo y sus expresiones, respetar los silencios, darle valor a sus dudas y  preguntas. Suficiente con esto para que la persona pueda pensar sobre ello.

Un segundo momento  en el que, si se ve conveniente, esté presente un familiar, preferiblemente cuidador/a habitual cuya función fundamental será estar atenta y tratar de comprender lo que ocurre además de acompañar física y emocionalmente a la persona que escuchará por segunda vez algunas cosas, en este caso ampliadas. Responder a todas las dudas que probablemente hayan surgido tras el primer impacto.

Y finalmente un tercer momento en el que se traslade la propuesta de trabajo si es pertinente y se reflexione en conjunto sobre los aspectos más complejos.

Quizá algunas cuestiones parezcan muy obvias pero igual por ese mismo motivo a veces están ausentes pues es una queja subjetiva bastante frecuente la que tiene que ver con un proceso de devolución de la información poco cuidados. Es por esto que desde este Servicio se adquiere el compromiso de reflexionar sobre ello, mejorar en los posible, con los recursos disponibles y tratar de ofrecer la información de vuelta con una mirada comprensiva de los síntomas, una explicación lo más clara posible de las consecuencias y un acompañamiento desde el reconocimiento, la calidez y el respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s