Sesión de reciclaje del taller de Mindfulness y Programación Neurolingüística en la Asociación de Esclerosis Múltiple de Madrid

Beatriz Tierno.

Dpto. Terapia Ocupacional ADEMM

El pasado martes 26 de abril nos reunimos, la facilitadora Beatriz y los participantes de los dos primeros talleres que han tenido lugar durante este curso, para hacer una sesión de reciclaje y abordar especialmente la emoción del miedo desde la perspectiva del Mindfulness (Atención Plena) y la Programación Neurolingüística (PNL).

Comenzamos reflexionando: ¿qué es el miedo?  El miedo es una emoción y como tal, es energía en movimiento, o eso debería ser. Debería ser algo que nos comunica un mensaje (ten cuidado con ese escalón,  lee la letra pequeña del contrato…)  y que después de transmitir su mensaje, se mueve y se marcha.  El problema llega cuando nos aferramos a él,  casi siempre sin darnos cuenta ni siquiera de por qué, cuando nos despertamos por la mañana y ya sentimos ese miedo que parece no tener sentido.

En esta ocasión recordamos la técnica RAIN,  muy útil para todas las emociones,  que nos invita a escucharlas y dejarlas marchar después.  Los cuatro pasos de la técnica son Reconocer, Aceptar, Investigar y No apegarse.

También hablamos en esta sesión de reciclaje de cómo la familia  gestiona su propio miedo ante la esclerosis múltiple.  Seguramente queriendo lo mejor para el  familiar, a veces tiene más miedo que él y quiere protegerle y que haga menos cosas de las que realmente puede hacer. En otros casos ocurre justo lo contrario y el familiar anima a la persona convencido de que puede hacer más de lo que hace y el afectado tiene que debatirse entre el miedo que siente y el querer complacer al familiar.  Lo necesario es escucharse uno mismo y reconocer las propias capacidades y al mismo tiempo, los propios límites. Como hemos repetido muchas veces a lo largo del taller, lo importante es tener la serenidad para aceptar lo que no se puede cambiar,  el valor para cambiar lo que sí se puede cambiar y la sabiduría para encontrar la diferencia entre ambos.

Algo muy enriquecedor que surgió del compartir espontáneo de los asistentes es el hecho de reconocer que muchas veces lo que el miedo categorizaba antes como un fantasma,  con el tiempo a veces se convierte en nuestro mejor aliado. Por  ejemplo, una persona que tenía pánico de la silla de ruedas, ahora, que la usaba puntualmente, está encantada de la libertad de desplazamiento que le proporciona y de la seguridad que le da llevarla en el coche aunque luego quizás ni la saquen del maletero. O el fantasma de la propia Asociación. Hay quien confiesa que tenía mucho miedo de venir antes de conocerla y ahora está agradecida de haberse acercado a ella. ¿Te pasó a ti también?

20160601 fantasma ademm.JPG

Muchas veces, los fantasmas de nuestros miedos se desvanecen cuando elegimos seguir avanzando hacia lo que es bueno para nosotros.  La práctica de atención plena y de Programación Neurolingüística ayuda a atravesar esos miedos en busca de la mayor calidad de vida, del mayor bienestar que nos espera.

Gracias a todos los asistentes del taller por compartir y por ayudar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s