Esclerosis Múltiple y la velocidad de procesamiento de la información.

Rosa Sánchez.

Dpto. Psicología y Neuropsicología ADEMM.

Con frecuencia se habla de velocidad de procesamiento de la información como la alteración cognitiva más habitual en personas con Esclerosis Múltiple. La desmielinización característica se traduce en disminución de la velocidad en la que se transmiten los impulsos nerviosos de un lugar a otro en las diferentes regiones del cerebro, o en su defecto, se pierden vías nerviosas que comunican dichas áreas o se degradan estas transmisiones.

8300144030_e61b19c94b_b.jpg

Fuente de la imagen: https://c1.staticflickr.com/9/8221/8300144030_e61b19c94b_b.jpg

Lo que se observa con este enlentecimiento a la hora de procesar información es variado: por una parte las personas afectadas se perciben más lentas al realizar actividades cotidianas o afrontar algunas tareas, el tiempo de reacción y de respuesta ante un estímulo es más bajo así que se ralentiza todo el proceso. Como consecuencia se necesita más tiempo, igualmente, para comprender las instrucciones incluso las más sencillas. Es fácil pensar que estos aspectos influyan dificultando la capacidad requerida para tomar una decisión.

Complejo, sí. La realidad es que, cuando se evalúa, no se puede aislar totalmente este proceso de otros como atención, memoria de trabajo, etc…, y es difícil determinar si la afectación se limita a este proceso o también se extiende a otros.

Vamos a imaginar una persona apasionada de la cocina a quien le gusta elaborar recetas nuevas y, viendo un programa de la televisión piensa en apuntar los ingredientes y los pasos de elaboración del plato que una famosa cocinera presenta con mucho mimo. Mientras busca bolígrafo y papel, trata de escuchar los ingredientes y al ir a apuntar se da cuenta que solamente ha procesado uno o dos de los mismos. Este tipo de queja u otra similar aparece con frecuencia en las personas afectadas, siendo bastante habitual que también lo expresen los familiares. Sin embargo, ¿cuántos aspectos cognitivos están interfiriendo en esta tarea concreta?

Ocurre también, con el enlentecimiento de la velocidad de procesamiento de la información, que la persona necesita más tiempo para captar toda la información que se le transmite de tal forma que si le dicen: “cuando salgas a la calle pásate por la farmacia a buscar la pasta de dientes y luego en el supermercado coge el pan, compra atún, acuérdate de los guantes, el detergente, los limones y mira si quedan manzanas en la frutería”, mientras está procesando la primera parte de la frase sobre la farmacia e ir al supermercado, no puede procesar las siguientes instrucciones y no las recordará. Es frecuente que se atribuya este aspecto a una pérdida de memoria pero hay que tener en cuenta que no se puede recordar lo que no se procesa.

Diferentes hipótesis tratan de explicar la relación entre la baja velocidad de procesamiento de la información y los demás procesos cognitivos. Una de ellas sugiere que esta ralentización del sistema en las personas con EM afecta a su capacidad para realizar diferentes tareas que comprometen otros procesos. De esta forma la ejecución deficitaria de otros procesos cognitivos puede estar influida por ese primer síntoma.

De esta forma, algunos autores dicen que “la velocidad a la que una persona ejecuta una tarea cognitiva no es simplemente una función de los procesos requeridos en esas actividad sino también un reflejo de su habilidad para llevar a cabo múltiples y diferentes tipos de operaciones de procesamiento” (pl 404). Se diferencia al menos dos mecanismos que denominan “tiempo limitado” (se parte de la idea que hay un tiempo limitado para procesar información y al ejecutar de forma más lenta no se pueden completar las operaciones) y la “simultaneidad” (se refiere a la idea según la cual el resultado del procesamiento inicial no seguirá disponible en el momento en el que se completa el procesamiento posterior). Ambos procesos podrían explicar por qué el ritmo es lento revirtiendo en una información pobre y degradada. Otros autores plantean la autonomía de otros procesos cognitivos frente a la velocidad de procesamiento de la información, apoyándose en otras variables que pudieran explicar la baja velocidad de procesamiento de la información.

Se puede intuir que no se trata de un síntoma menor y que influye en el funcionamiento global y eficaz de la persona.  Pensar en aspectos como: la relación de este síntoma y el fenotipo de la enfermedad; la influencia de variables psicopatológicas como por ejemplo sintomatología depresiva y las cuestiones aquí planteadas relacionadas con la interacción con los diferentes procesos cognitivos o como evaluar con instrumentos que proporcionen información más fina, etc…, es un reto para los y las profesionales que acompañamos en la difícil tarea de convivir con la EM. En definitiva, una reflexión más para tratar de acercarse a un modelo comprensivo de la persona que convive con los múltiples síntomas de esta enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s