Estrategias en el baño.

Dpto. Terapia Ocupacional ADEMM

Pensar en las modificaciones y/o adaptaciones del cuarto de baño es importante, ya que es la estancia del hogar donde más caídas se producen y donde más dificultades de manejo se pueden tener. Por eso es importante que dicha estancia cubra las necesidades y permita disfrutar de la ducha con total seguridad.

La higiene íntima y el aseo es una de las actividades más importantes y básicas en nuestro día a día, y debido a problemas funcionales, sensitivos o motores causados por la esclerosis múltiple, es frecuente encontrarse con algunas dificultades para llevarlas a cabo de manera independiente o incluso con ayuda de otra persona.

IMG_8998.JPG

Para salvar estas dificultades, en ocasiones, nos vemos en la necesidad de adaptar el cuarto de baño, pero para ello hay que contar con la información oportuna sobre medidas, espacios, accesorios, etc. para que el resultado sea realmente accesible; o simplemente con conocer otra forma de hacerlo o usando los productos de apoyo adecuados, hace que el baño y aseo personal sean más sencillos;  por ello recomendamos consultar al departamento de Terapia Ocupacional de la Asociación.

Por un lado, podemos encontrarnos con dificultades causadas por la sintomatología propia de la enfermedad (pérdida de sensibilidad, disminución de fuerza, falta de equilibrio….), para las que podemos seguir ciertas estrategias:

  • Entrar en la bañera primero con la pierna más fuerte y luego introducir la más débil
  • Si vas a realizar la ducha de pie, abrir más las piernas, para tener más equilibrio
  • Comprobar la temperatura del agua, con la mano o pierna con menos pérdida de sensibilidad o usar un termostato
  • Usar un albornoz en vez de una toalla de baño
  • Usar manoplas en vez de esponjas (son más fáciles de manejar) o  esponja con mango alargado.
  • Elegir el momento del día más adecuado para realizar la ducha (cuando existe menos fatiga)
  • Si estás muy cansado, usar un champú en seco (no se necesita ducha, ni agua) o gorro champú lavado sin agua o aplicador de champú con mango alargado.
  • Realizar muchas tareas de higiene personal sentado (cortado de uñas, depilación, afeitado…)

IMG_9002.JPG

No hay que olvidar que necesitar ayuda o pequeña supervisión, puede generar sentimientos de tristeza, impotencia…., por lo que será importante hacer a la persona partícipe de todo el proceso y prestarle la ayuda teniendo paciencia, cariño y respeto.

Así podremos tener en cuenta alguna medida, general, para hacer que esta ayuda sea más fácil y efectiva:

  1. Adaptar el cuarto de baño.
  2. Intentar mantener los gustos y rutinas de la persona.
  3. Supervisar lo necesario y si es preciso, no dejarla sola durante todo el proceso, y/o ayudarla en los momentos necesarios.
  4. Explicarle cuándo, cómo y por qué vamos a ayudarla.
  5. Respetar la intimidad de la persona por ejemplo cubriendo las partes del cuerpo que no se están aseando.
  6. No usar el agua muy caliente y evitar que el ambiente esté muy húmedo y caluroso para lo que se puede usar un pequeño termómetro ambiental
  7. Intentar realizar al menos una vez en semana el baño completo, ya que produce relajación y tiene beneficios psicológicos para la persona.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s