Sueño y descanso en Esclerosis Múltiple.

Dra. Susana Muñoz Lasa.

Médico Rehabilitadora ADEMM.

         La mayoría de las enfermedades autoinmunes  cursan con trastornos del sueño. Y la Esclerosis Múltiple no es una excepción. Una de las quejas que más frecuentemente plantean los enfermos es sus problemas para dormir durante la noche. Además, en muchos de ellos se producen episodios incontenibles de sueño diurno que en algunos casos (no todos), podrían corresponder a episodios de narcolepsia. Y si queremos redondear aún más el círculo,  recientemente se ha descubierto que la narcolepsia (una enfermedad grave del sueño  que afecta a más de 3 millones de personas en el mundo, podría tener un origen autoinmune)[i]. Por tanto, la relación, sueño-autoinmunidad parece indiscutible. Las responsables serían unas sustancias llamadas citoquinas, que son unos mensajeros que ayudan a regular el sueño. Se producen en grandes cantidades en la inflamación (sobre todo el factor de necrosis tumoral alfa y la interleukina-1) y tienen propiedades somnogénicas, es decir, inducen la aparición de sueño. Esta es la razón por la que estados inflamatorios (una infección gripal, por ejemplo) nos produzca tanta somnolencia. Y esta es la razón por la que, las enfermedades autoinmunes, en las que hay un gran componente inflamatorio, se produzcan somnolencias diurnas excesivas e insomnios nocturnos persistentes.

cat-712216_960_720.jpg

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/static/uploads/photo/2015/04/08/06/40/cat-712216_960_720.jpg

         En pacientes con Esclerosis Múltiple son frecuentes las quejas subjetivas en relación a la calidad del sueño, con despertares frecuentes, trastornos en la conciliación, insomnio, síndrome de las piernas inquietas, somnolencia diurna, episodios de narcolepsia, apnea del sueño, … que podrían contribuir a aumentar la fatiga que presentan.

         Es por ello, el manejo del sueño resulta de vital importancia en nuestros pacientes. Porque, como si de un círculo vicioso se tratara, la falta de sueño puede producir a su vez aumento de cortisol y con ello, alteración de la respuesta inmune. Se produce además una disminución la capacidad de procesar glucosa (la restricción de sueño a largo plazo _menos de 6,5 horas por noche puede reducir la tolerancia a la glucosa en un 40%). Por si esto fuera poco, las personas con falta de sueño tienen menor probabilidad de ser físicamente activas, lo que deriva en un menor gasto de energía. Son algunas las razones por las que la falta de sueño puede conducir al sobrepeso. Cuando la duración del sueño es inferior a 8 horas, se producen cambios en las hormonas que controlan el hambre; los niveles de leptina (reductora del apetito)  disminuyen, mientras que los niveles de grelina (estimulante del apetito) aumentan. Por ello, un sueño acortado de forma habitual produce un aumento de la masa corporal, lo que aumenta aún más los problemas de salud. Además, se asocia también con hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva,  ansiedad y  depresión.

         ¿Cómo podríamos entonces mejorar la calidad del sueño de forma no farmacológica?

         En primer lugar, no se debe tomar ningún medicamento de herbolario (sea para dormir o por otra razón) sin consultar previamente a un médico porque muchas de estas hierbas presentan interacciones, entre sí y con otros medicamentos que se puedan estar ingiriendo. Por ejemplo, el gingseng , la equinacea y el regaliz pueden estimular el sistema inmune (ya de por sí sobreestimulado). Otras pueden presentar efectos sedantes potencialmente peligrosos si se combinan con baclofeno, tizanidina, diacepam, clonacepam ( u otras benzodiacepinas), antidepresivos  o alcohol, como por ejemplo la hierba de San Juan y la valeriana. Hay algunas que, en combinación con los esteroides, pueden aumentar los niveles sanguíneos de azúcar e incrementar el potasio sérico, o disminuir la potencia de los esteroides, como por ejemplo el aloe, la cáscara sagrada o la senna (senosidos utilizados como laxantes). Finalmente, algunas hierbas pueden irritar el tracto urinario, como la canela, el mate, la cola de nuez… Por ello, siempre antes de iniciar un consumo de herbolario para el insomnio, debemos consultar a nuestro médico.

         En segundo lugar, hay algunos recursos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño sin la necesidad de ingerir fármacos.

         La aromaterapia puede ayudarnos. La lavanda es una planta que ayuda a conciliar el sueño. Rociar la almohada con un aerosol de lavanda o fabricarnos nosotros una pequeña almohada con lavanda o lavandina puede ayudarnos a conciliarlo con más facilidad.

         Realizar un ejercicio físico moderado entre 4 y 6 horas antes de irse a dormir, como ya hemos visto en la entrada sobre Ejercicio y EM.

         Se recomienda orientar, si es posible, la cabecera de la cama hacia norte. Según el feng shui, la forma en que está amueblada nuestra casa puede influir en nuestra salud. Pero en este caso, hay una posible explicación científica. La tierra es un enorme imán con los polos magnéticos orientados Norte_Sur. Por tanto, esa orientación sería la más favorable para el descanso.

Hay que intentar evitar la presencia de campos electromagnéticos tanto como sea posible. Retirar el wifi, el teléfono inalámbrico, el radio despertador de cable, prolongadores innecesarios y desenchufar todo el resto de aparatos que no se usan. Si podemos apagar el móvil, apagarlo. Si no nos podemos permitir el lujo de quedar desconectados durante la noche, llevarlo al lugar más alejado de la cabecera de la cama desde donde todavía podamos oírlo. La glándula pineal, situada en la base de nuestro cerebro, es la responsable de la secreción de dos hormonas muy importantes para el sueño. Durante el día, en presencia de luz, secreta serotonina, lo que nos hace estar activos y de buen humor. Por la noche, en ausencia de luz, secreta melatonina, lo que nos induce a dormir. La presencia de radiaciones electromagnéticas artificiales especialmente durante la noche (las procedentes del móvil) “confunden” la glándula pineal, con lo que la secreción de estas dos hormonas se altera. Aunque nos parezca increíble, se puede producir insomnio por las radiaciones electromagnéticas del teléfono inalámbrico del vecino puesto al otro lado de la pared del dormitorio. La glándula pineal se conoce también como “el tercer ojo” ya que, por una parte, presenta fotoreceptores sensibles a la luz, y además, se han realizado estudios comparativos con la retina que sugieren mecanismos genéticos y moleculares comunes entre ellas[2]. Además, la glándula pineal también secreta la dimetiltriptamina (DMT), que, en un aporte exógeno puede producir alucinaciones, pero que en una secreción endógena podría estar relacionada con la regulación del sistema inmunológico, regulando la inflamación y la homeostasis inmunitaria. La relación sueño_función inmunitaria se refuerza. Y esto explicaría por qué la mayoría de las enfermedades autoinmunes presentan alteraciones del sueño.

          Y finalmente, algunas personas recomiendan que sean nuestras mascotas las que escojan la habitación que servirá de dormitorio. Es tal la fiabilidad de los perros a la hora de escoger lugares con buena energía que algunos grupos nómadas vigilan dónde se tumban sus perros antes de colocar la tienda o lugar de dormir. Al contrario que pasa con los gatos. Los felinos parecen preferir lugares donde se produzcan alteraciones telúricas, por lo que deberíamos evitar poner la cama en sus lugares preferidos de descanso.

         Son medidas de sentido común que no cuesta nada probar. Porque todos los medicamentos para dormir acaban produciendo dependencia y mi consejo es evitarlos tanto como sea posible. ¡Un buen paseo, un buen libro (de los de verdad, de los de antes, con un papel que podamos acariciar) y el destierro del móvil al cuarto de baño, obrarán maravillas!

[1] De la Herrán-Arita AKGarcía-García F. Narcolepsy as an immune-mediated disease. Sleep Disord. 2014;2014:792687. doi: 10.1155/2014/792687. Epub 2014 Jan 14.

[2] Mano HFukada Y. A median third eye: pineal gland retraces evolution of vertebrate photoreceptive organs. Photochem Photobiol. 2007 Jan-Feb;83(1):11-8.

 

2 comentarios en “Sueño y descanso en Esclerosis Múltiple.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s