Aprendizaje emocional inconsciente.

Rosa Sánchez

Dpto. Neuropsicología ADEMM

Siguiendo con el intento de comprender mejor el funcionamiento emocional vamos a centrar nuestra atención sobre algunos aspectos relativos a la relación vertical de las diferentes estructuras que forman nuestro cerebro.

Si volvemos a traer a nuestra mente la casa de tres pisos de la que se habló en el post anterior, bajaríamos desde el primer piso, pasando por la planta principal y nos instalaríamos un rato en el sótano para poder pensar sobre algunas cuestiones interesantes que involucran este lugar.

Los procesos emocionales implícitos o inconscientes están mediados por esta zona subcoritcal situada en la parte anatómicamente más baja y cercana al cuello. Encontramos aquí un órgano pequeño con forma de cono con la base más ancha hacia arriba, está situado entre el resto del encéfalo y la médula espinal, recorre la columna vertebral, y pasa por delante del cerebelo.

Esta estructura, compuesta por sustancia gris y sustancia blanca, contiene cuerpos neuronales que se concentran formando diferentes importantes  y también tiene diferentes vías de conexión entre el sistema nervioso periférico (autónomo, somático y entérico) y el sistema nervioso central.

Le vamos a prestar atención especial al nervio vago cuyas ramas “vagan” hacia las vísceras más bajas del abdomen pasando por el corazón y recogiendo información de la mayoría de órganos más importantes que encuentra en su recorrido. De esta forma envía información sensorial constantemente sobre el estado de estos órganos al cerebro. Tal es el es el grado de información que, cuando atribuimos algunas cuestiones al “instinto”, podríamos decir que acusamos al “nervio vago” pues la base de muchas de nuestras “intuiciones emocionales” comienzan con esta “recogida de información”.

traveler-1611614_960_720.jpg

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/static/uploads/photo/2016/08/22/10/04/traveler-1611614_960_720.jpg

El recorrido también se hace a la inversa, es decir que esa recopilación de la información también se realiza en la mente para que, a través del nervio vago, viaje la información a los órganos avisándoles del momento que se está viviendo, si este es de calma o si nos hallamos en una situación de peligro y han de prepararse para huir, luchar, paralizarse, etc…

Nuestro sistema nervioso autónomo se compone de dos sistemas que se contrabalancean: el sistema nervioso simpático y el parasimpático, el primero se asocia a un alto nivel de excitación nutriéndose de adrenalina y cortisol mientras que el segundo, el sistema parasimpático, se presenta como el polo opuesto cuyo eje central de funcionamiento podría decirse que es el nervio vago.

Porges (2001) en el desarrollo de su Teoría Polivagal en la que sostiene que de las dos ramas del nervio vago: dorsal y ventral, esta última configura un sistema vagal mielinizado que el autor denomina de “involucramiento social” es decir, que interviene en la comunicación social con opciones claras para la auto-regulación y el auto-sosiego. Pensemos en la experiencia de un/a bebé con las personas significativas que ante la necesidad de calmarse no encuentra en esas otras personas significativas la oportunidad de ser calmado y no obtiene la seguridad y la protección necesaria fracasando este sistema de conexión e “involucración social”.

Sin la capacidad de parar, el sistema nervioso simpático se activará en un primer momento, posteriormente alcanzará el “equilibrio” regulado desde la rama vagal dorsal del sistema parasimpático. Este autor también señala, entre otras cuestiones, que en este sistema de “conexión social” surge el proceso de “evaluación de las intenciones” a partir de lo que denomina “movimientos biológicos” del rostro.

En definitiva, podríamos decir que es en esta estructura, el tallo cerebral, en la que se da una primera valoración emocional que envía inmediatamente un flujo de energía hacia el sistema límbico en el cual se sitúa nuestra amiga la amígdala. Pero de esto se escribirá más adelante…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s