DOLOR CRÓNICO EN EM: TRATAMIENTO EN FISIOTERAPIA

Elena Muñoz. Fisioterapeuta de ADEM Madrid

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor y la Organización Mundial de la Salud (OMS) definen el dolor como “una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial”.

Sabemos que el dolor es una experiencia humana universal. El dolor se rige 100% en el cerebro. Podemos sentirlo durante semanas o meses, este es el dolor AGUDO. O puede que lo tengas durante tres meses o más y este es el que llamamos dolor CRÓNICO, en este tipo de dolor la lesión tisular, refiriéndonos con esto a una lesión en el tejido, ya sea muscular, tendinoso u óseo como podría ser un esguince o una fractura no es el problema principal.

El dolor crónico es un gran problema, afecta al 20% de la población mundial. Tener un cerebro que produce dolor continuamente, incluso cuando los tejidos están curados, no es divertido.

DOLOR EN ESCLEROSIS MÚLTIPLE

El 20% de los pacientes afectados de EM sufren dolor crónico. La evidencia encuentra que hasta 2 de cada 3 personas afectadas sienten dolor como síntoma de la enfermedad. Aquellos que lo experimentan pueden encontrar que afecta a sus actividades de la vida diaria, tanto en el trabajo como el ocio, su estado de ánimo y, en general, la calidad de vida.

Los estudios generalmente diferencian dos tipos de dolor más comunes en EM:

El dolor músculo-esquelético puede deberse a debilidad muscular, espasticidad, desequilibrio etc. Se puede sentir en todo el cuerpo, un ejemplo sería el dolor lumbar o cervical que puede relacionarse con posturas anómalas, compensaciones, contracturas musculares, osteoporosis, espasmos etc.

El dolor neuropático: es el dolor más común EM. Este dolor se describe como un ardor u hormigueo intenso, constante y pesado. Pueden sentirse también escalofríos, sensación de presión y áreas de la piel con una mayor sensibilidad al tacto, pinchazos, punzadas, palpitaciones y entumecimiento.

TRATAMIENTO DEL DOLOR DESDE FISIOTERAPIA

El ejercicio terapéutico sería una de las principales herramientas a utilizar para disminuir el dolor crónico desde la fisioterapia, está demostrado que la actividad física y la función reduce los niveles de dolor y por ello el impacto de este en su calidad de vida.

Por tanto realizar ejercicio terapéutico, hidroterapia (terapia acuática), yoga, técnicas de relajación con movimiento, pilates y sesiones de estiramientos regulares serían una buena opción como tratamiento. En la terapia, aprender un movimiento correcto, desvía la atención del dolor. El movimiento bien hecho disminuye el dolor.

Dentro de la fisioterapia hay un amplio abanico de técnicas que ayudan de manera específica y trabajan sobre el dolor crónico y agudo, algunos ejemplos que se utilizan son las movilizaciones del tejido blando, estiramiento y movilización nerviosa (neurodinamia), punción seca, acupuntura, trabajo sobre la sensibilidad, coordinación, conciencia del propio cuerpo, movilizaciones articulares, control motor y técnicas miofasciales.

Además, para intentar encontrar qué es lo que pasa y encontrar cual es la causa hay que reentrenar al cerebro y al sistema nervioso. Para ello es útil observar todo aquello que afecta al sistema nervioso y que quizá contribuya a tu experiencia individual del dolor.

Lo que puede ayudar es mirar al dolor crónico desde una perspectiva más amplia y usar un plan estructurado:

1.     La medicación ayuda, pero debemos sumar enfoques más activos para reentrenar el cerebro, así que usar medicación para ponerse en marcha está muy bien pero hay que mirar más allá.

2.     Los pensamientos y emociones y cómo afectan al sistema nervioso. El dolor impacta realmente en la calidad de vida de las personas y esto puede tener un gran impacto en el estado de ánimo, las actividades de la vida diaria, el trabajo, las relaciones sociales y el nivel de estrés.

3.     El papel de la dieta y estilo de vida. Lo que comemos y cómo vivimos puede realmente estar contribuyendo a sensibilizar el sistema nervioso. Será un buen comienzo mirar ejemplos como el fumar, la alimentación, el alcohol o la actividad física.

4.     Será importante explorar un significado más profundo del dolor y la historia personal que le rodea, mirando hacia atrás y observando todo lo que ocurría cuando comenzó el dolor. Muchas personas con dolor pueden encontrar enlaces entre un periodo de preocupación y un periodo de agravamiento del dolor.

5.     La actividad física y la función. Desde una perspectiva cerebral lo mejor es moverse en niveles cómodos y sin miedo en los que el cerebro no se proteja con dolor y así recuperar gradualmente los tejidos corporales.

En conclusión, el dolor viene del cerebro y puede ser reentrenado y mirado desde una perspectiva más amplia y global de la persona que proporciona muchas oportunidades para empezar, así que busca una mano amiga, márcate un objetivo y comienza.


Referencias:

  • Zusman M. Cognitive-behavioural components of musculoskeletal physiotherapy: the role of control. Curtin University of Technology. Western Australia.
  • Melzack R. From the gate to the neuromatrix. Pain 1999; Suppl 6: S121–6.
  • Sousa-Neves J; Cerqueira M; Santos-Faria D; Alfonso C. Neuropathic pain in Systemic Sclerosis patients: A cross-sectional study. J Reuma. 2017.
  • May A. Neuroimaging: Visualizing the brain in pain. Neurol Sci. 2007;28:S101-S107.
  • Bingel U., Schoell E., Büchel C. Imaging pain modulation in health and disease. CurrOpin Neurol. 2007;20:424-431.
  • VIDEO EXPLICATIVO SOBRE DOLOR CRÓNICO – Sociedad Española del Dolor SED –

Fuente de fotos: Pixabay.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s