Salir de casa sin miedo al Covid-19

Después de dos meses en casa, hemos comenzado a salir y esto nos conecta con una nueva forma de organizar nuestras salidas y entradas, pues en los próximos días estas salidas se pueden volver más frecuentes.

En las sesiones de trabajo online, están apareciendo ciertos miedos frente a la situación concreta. Con frecuencia, pensar en ello lleva a agolpar en nuestra mente un montón de detalles importantes a tener en cuenta que se pelean por ser protagonistas. Ese aspecto en sí mismo, pone en jaque nuestra capacidad resolutiva. La dificultad para ordenar los pasos se hace más resistente cuando hay productos de apoyo, para desplazarnos o cuándo necesitamos estar en un lugar concreto de la casa para cambiar de ropa.

Para evitar que esa forma de anticipar, poniendo el “foco en el problema”, nos genere ansiedad  y contribuya a incrementar los riesgos, hemos planteado un ejercicio con el que podemos “anticipar constructivamente” las necesidades que, con toda probabilidad, pueden aparecer.

La propuesta es visualizar todo el proceso al detalle, desde valorar qué dejar preparado antes de salir de casa, hasta organizar la secuencia de pasos a nuestra vuelta para garantizar una buena higiene que nos permita sentirnos seguras/os en nuestras casas. Se trata de detallar todos los pasos necesarios a realizar, en forma de ritual, para que no se nos olvide nada.

Se ha planteado este trabajo desde terapia ocupacional con el apoyo de neuropsicología y se han elaborado varios ejemplos de las cosas que conviene preparar: antes, durante y después.

ANTES DE SALIR

Antes de realizar la salida vamos a pensar cuales son o tienen que ser ahora nuestras rutinas al llegar a casa para guardar la higiene necesaria:

  • Tengo que planificar donde me voy a cambiar de ropa (si es la cama por ejemplo podemos poner antes de salir una sabana encima de la cama para luego junto con la ropa echarla a lavar, o si es una silla poder una toalla en la silla que pueda echar a lavar)
  • Dónde voy a ubicar mis productos de apoyo y preparar todo para a la vuelta tener fijados los objetivos (por ejemplo si vuelvo con silla de ruedas o andador preparar un empapador con solución desinfectante a la entrada para pasar las ruedas por encima e incluso lo puedo hacer con el bastón o muleta con un papel de cocina).
  • Deja siempre preparado a la entrada de casa alcohol para manos y todos los materiales para desinfectar tus productos de apoyo; solución desinfectante (por ejemplo, lejía diluida al 30% o alcohol de más de 75°) y paños desechables (por ejemplo, papel de cocina).

CUANDO LLEGO A CASA

  • Recuerdo pasar las ruedas de la silla o del andador varias veces por el empapador, o el bastón/muleta por el papel de cocina.
  • Nos cambiaremos en la entrada los zapatos de la calle por otros de estar por casa.
  • Si sigues sentado en la silla de ruedas recuerda dejar los reposa- pies abiertos o pulverizarlos mientras te quitas los zapatos por si vuelves apoyar los pies.
  • Lavarse las manos con alcohol.
  • Si vamos entrar en casa con ese mismo producto de apoyo que hemos usado en la calle antes de entrar limpiar bien con alcohol reposabrazos, reposapiés, manetas de empuje (si nos han llevado o aros propulsores, si nos hemos autopropulsado o bien mando de la silla de ruedas electrónica) y limpiar bien también las manetas de los frenos.
  • Nos cambiamos de ropa y la echamos a lavar junto con la sabana que pusimos en la cama o toalla en el caso de la silla (la ropa que me voy quitando la coloco sobre la sábana directamente)
  • Por último, lavarnos las manos y la cara en el baño con agua y jabón.

DESPUÉS

Por último procederemos a la limpieza más exhaustiva de los productos de apoyo:

  • Especial atención con un paño desechable (puede ser papel de cocina) y alcohol, a los frenos, los reposa brazos y las manetas para empujar la silla y los aros autopropulsables (si los usamos nosotros para autopropulsarnos).
  • Con un spray con solución desinfectante (a una distancia de unos 30cm) rociamos chasis, loneta y radios de la ruedas, y secamos con papel desechable para no dejar ninguna superficie húmeda. Con la silla de ruedas electrónica lo mismo, teniendo mucho cuidado con el mando de la silla y la zona de las baterías (donde no podemos dejar humedad bajo ningún concepto, pasaremos un paño y secaremos al momento).
  • Si usamos andador limpiaremos con especial atención las manetas con las que lo sujetamos y si tiene asiento el asiento, el chasis del andador lo podemos limpiar con el spray pulverizando y secando con un paño desechable.
  • Si lo que usamos es muletas/bastón, pasaremos un paño con alcohol o solución desinfectante de arriba abajo y secamos a continuación con un paño desechable.
  • Después de la limpieza de los productos de apoyo, nuevamente, lavarnos bien las manos con agua y jabón.

Rosa Sánchez, Neuropsicóloga y Raquel Casas Terapeuta Ocupacional de ADEM Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s