Nueva evidencia y recomendaciones sobre COVID_19 y Esclerosis Múltiple

Desde el inicio de la pandemia neurólogos de EM y expertos en investigación de las organizaciones miembros de MSIF han estado revisando la evidencia existente de cómo está afectando este virus a las personas con Esclerosis Múltiple y ofreciendo recomendaciones basadas en esta evidencia.

Esta semana la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple ha emitido un nuevo comunicado de recomendaciones internacionales para las personas afectadas por Esclerosis Múltiple.

En este nuevo comunicado del 23 de octubre se recoge que “La evidencia actual muestra que el simple hecho de tener EM no te hace más susceptible de adquirir COVID-19, de enfermarse de manera más grave o de morir por esta enfermedad en comparación con el resto de población.” Pero si reconoce que han encontrado mayor vulnerabilidad de experimentar un caso severo de COVID_19 en algunos grupos de personas con EM:  

  • Personas con EM progresiva.
  • Personas con EM mayores de 60 años.
  • Hombres con EM.
  • Personas de raza negra con EM y eventualmente personas del sur de Asia con EM.
  • Personas con niveles más altos de discapacidad (por ejemplo, una puntuación en EDSS de 6 o más, que se refiere a la necesidad de usar bastón).
  • Personas con EM y con obesidad, diabetes o enfermedades cardíacas o de pulmón.
  • Personas con ciertos tratamientos modificadores de la enfermedad.

Este último punto, relacionado con la medicación, es individual en cada persona por la gran variedad de tratamientos y circunstancias clínicas. “Si bien muchos tratamientos modificadores de la Esclerosis Múltiple (DMT) funcionan suprimiendo o modificando el sistema inmunitario. Algunos medicamentos para la EM pueden aumentar la probabilidad de desarrollar complicaciones por una infección COVID-19, pero este riesgo debe equilibrarse con los riesgos de suspender o retrasar el tratamiento”. Es necesario consultar con el neurólogo cada caso concreto y riesgo individual y no dejar el tratamiento a no ser que el profesional lo indique.

Así mismo se recomienda mantener contacto y seguimiento con la Unidad ante cualquier sintomatología nueva o cambio. Además, en el caso de dar positivo en COVID_19, se debe comunicar también al profesional de referencia en Neurología y valorar conjuntamente si hay necesidad de hacer alguna modificación en el tratamiento o seguimiento.

El inicio de tratamiento en las personas recién diagnosticadas, o el cambio de  tratamiento también será valorado por el profesional conjuntamente con el paciente de manera individualizada en base a su situación clínica, características sociosanitarias y de riesgo de exposición al COVID_19 .

El documento recoge también la evidencia del impacto de estos tratamientos en la severidad del COVID_19 encontrada durante estos meses respecto a los pacientes y el tratamiento modificador usado:

  • Interferones y acetato de glatiramelo: Es improbable que interferones y acetato de glatiramero impacten de forma negativa en la severidad de la COVID-19. Existe evidencia preliminar de que los interferones pueden reducir la necesidad de hospitalización debido a COVID-19.
  • Dimetilfumarato, teriflunomida, fingolimod, siponimod y natalizumab: La evidencia disponible sugiere que las personas con EM que los utilizan no tienen un riesgo más elevado de síntomas más severos de COVID-19.
  • Terapias dirigidas a CD20 (ocrelizumab y rituximab):  Hay alguna evidencia de que pueden estar vinculadas con un aumento de posibilidad de formas más severas de COVID-19. Sin embargo, estas terapias deben todavía ser consideradas como una opción para tratar la EM durante la pandemia. Las personas con EM que las están tomando (u ofatumumab o ublituximab, que funcionan de la misma manera) deben estar especialmente vigilantes con los consejos para reducir su riesgo de infección por el virus.
  • Alemtuzumab y cladribina: Se requieren más datos acerca del uso de durante la pandemia de COVID-19 para realizar cualquier afirmación acerca de su seguridad. Las personas con EM que actualmente estén recibiendo estos tratamientos y están viviendo en una comunidad con un brote de COVID-19 deberían hablar acerca de su recuento de linfocitos con su profesional. Si sus niveles son considerados bajos deberían aislarse tanto como les sea posible para reducir su riesgo.
  • También ofrece recomendaciones para las personas que están recibiendo un tratamiento autólogo de células madre hematopoyéticas (aHSCT) que incluye un tratamiento intensivo de quimioterapia. Esto debilita severamente el sistema inmune durante un período de tiempo. Las personas que han recibido tratamiento recientemente deben extender el período de permanencia en aislamiento durante el brote de COVID-19 hasta al menos los seis meses. Las personas que deben someterse a un tratamiento deben considerar posponer el procedimiento consultando con su profesional de la salud. Si se da el tratamiento aHSCT, la quimioterapia debe ser administrada en salas aisladas de otros pacientes del hospital.

Como se comenta en el documento es necesario consultar con el neurólogo cada caso concreto y riesgo individual y no dejar el tratamiento a no ser que el profesional lo indique.

Además, como el resto de la población, debemos seguir las recomendaciones de la OMS y autoridades sanitarias para evitar el contagio por COVID_19:

  • Respetar la distancia social.
  • Lavado de manos frecuente o desinfección con geles adecuados.
  • Utilizar mascarilla.

Además, insisten en medidas de control de riesgo como evitar tocarse la nariz y boca, estornudar o toser sobre el codo para evitar más propagación, evitar espacios concurridos, especialmente cerrados, extremar la limpieza y desinfección de superficies de uso, etc.

Respecto a vacunas y Esclerosis Múltiple:

Vacuna de la gripe: Es segura y recomendada para las personas con EM. La MS International Federation recomienda a las personas con EM ponerse la vacuna de la gripe estacional donde esté disponible.

Vacuna del SARS-CoV-2: En el momento presente no existe información disponible para comentar sobre cómo las diferentes vacunas de SARS-CoV-2 en desarrollo interactuarían con la EM o con los tratamientos modificadores de la enfermedad para EM.

Ante cualquier duda sobre tu situación clínica concreta, se recomienda contactar con la Unidad de Esclerosis Múltiple de referencia. Dejamos a continuación el documento completo de  las recomendaciones de la MSFI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s