VACUNAS COVID-19 EN PERSONAS CON INMUNODEFICIENCIAS Y TRATAMIENTOS INMUNOSUPRESOR O INMUNOMODULADOR

La Sociedad Española de Neurología SEN emitió ayer un comunicado en colaboración con la FACME, Federación de las Asociaciones Científico Médicas Españolas, entre las que se encuentra la SEN, sobre la campaña de vacunación frente al COVID-19.  

 
El Grupo de Trabajo de Vacunas de la FACME, en el que participa la SEN, ha elaborado diferentes documentos con recomendaciones sobre la vacunación frente a COVID-19 en pacientes de diferentes grupos de riesgo. Entre estos documentos, hay uno especifico para el grupo de personas con inmunodeficiencias y tratamientos tanto inmunosupresores como inmunomoduladores, entre los que podemos incluir las personas afectadas de Esclerosis Múltiple.

Este comunicado, que se puede consultar completo aquí , destaca los siguientes aspectos sobre la vacuna para el COVID-19 en estos pacientes:

  1. ¿Hay que vacunarse? “Los pacientes con inmunodeficiencias o en tratamiento inmunosupresor se deben vacunar frente a COVID-19. Estos pacientes son un grupo prioritario porque constituyen uno de los grupos de riesgo para la COVID-19 y la vacunación supone para ellos una medida preventiva importante.”

2. ¿Es segura la vacuna? Aunque estos pacientes no han sido incluidos en los estudios de la vacuna, “Las vacunas pueden ser administradas a pacientes inmunodeprimidos y es esperable que el perfil de seguridad sea similar en inmunosuprimidos que en la población general.” Las vacunas aprobadas en la UE hasta ahora son vacunas basadas en ARNm, que es rápidamente degradado en el interior celular y no tiene capacidad de inserción ni de replicación. No son vacunas con virus vivos o con vectores replicantes. Por ello son vacunas adecuadas para su administración en pacientes inmunodeprimidos.

3. ¿Será eficaz? Todavía no se tienen datos de eficacia en este grupo de población, pero “La eficacia de las vacunas puede verse comprometida en grado variable dependiendo del tipo y gravedad de la inmunodeficiencia” en el caso de pacientes inmunodeprimidos (que no es la situación clínica de todos los pacientes de EM). “Cabría esperar que las inmunodeficiencias y tratamientos que comprometan la respuesta de linfocitos B y por tanto a la generación de anticuerpos, fueran las que más comprometieran la eficacia de la vacuna.” La situación del sistema inmune de cada paciente es distinta, así que no se puede generalizar.

4. ¿Cuándo sería recomendable vacunar? Si bien en cada paciente se recomendará en función de su situación clínica y su tratamiento. El comunicado establece a nivel general “Recomendamos la vacunación en un momento en el que la enfermedad de base sea estable de preferencia o sus complicaciones las menores posibles. En general, el momento recomendado para la vacunación es a mitad del ciclo de tratamiento. En el caso de medicamentos deplecionantes de linfocitos B (ej. anti-CD20) recomendamos, cuando sea posible, completar las dos dosis de la vacuna al menos dos semanas antes del inicio del tratamiento.”

5. ¿Hay que interrumpir el tratamiento? Como han venido recomendando durante estos meses, no hay que dejar los tratamientos sin la indicación específica del profesional de neurología que lleva nuestro seguimiento. Para pacientes inmunodeprimidos se indica lo mismo “No se debe interrumpir el tratamiento inmunosupresor para recibir la vacuna. Esto implicaría un riesgo de brote de la enfermedad que podría ser peligroso. Tampoco se debe modificar la pauta de administración del tratamiento inmunosupresor, aunque en situaciones especiales en función de la enfermedad y del fármaco recibido, y siempre bajo control de su médico, se puede valorar retrasar la administración de la siguiente dosis por un tiempo no mayor de 2 semanas.”

6. Y mi entorno, ¿Se debe vacunar? El documento recomienda Priorizar la vacunación de los convivientes y del personal sanitario que atiende a aquellos pacientes con mayor riesgo de falta de eficacia de la vacuna (ej, personal sanitario que atiende a pacientes oncológicos y hematológicos). En cualquier caso, debe recordarse que no se ha demostrado hasta ahora que las vacunas frente a COVID-19 sean “esterilizantes”. No se puede descartar que las personas vacunadas puedan infectarse y transmitir el virus, por lo que deben seguir manteniéndose las medidas de precaución establecidas antes de la vacunación.

Como siempre, ante cualquier duda se debe consultar con el equipo de la unidad de EM que lleva nuestro seguimiento. Esperamos que progresivamente se vayan dando recomendaciones más específicas para EM.

Fuente: Sociedad Española de Neurología. https://www.sen.es/noticias-y-actividades/noticias-sen/2829-recomendaciones-facme-para-la-vacunacion-frente-a-covid-19. 11/01/2021

Un comentario en “VACUNAS COVID-19 EN PERSONAS CON INMUNODEFICIENCIAS Y TRATAMIENTOS INMUNOSUPRESOR O INMUNOMODULADOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s